¿5% de cesáreas en un hospital privado en España? Imposible… ¿o no?

COMPARTIR

Fantástico resultados en la Unidad de Parto* en el hospital HM Nuevo Belén de Madrid.

HM Nuevo Belén inauguró hace 5 años una Unidad de Parto Normal, para una atención desde un enfoque saludable y fisiológico del proceso de parto.

Para ello, acondicionó un área independiente dentro del hospital con 3 salas de parto diseñadas por Parra-Müller Arquitectura de Maternidades, en las que transformamos el concepto de paritorio para siempre, diseñando un entorno pensado para la mujer de parto y sus necesidades. La actividad de la Unidad arrancó con varios equipos de profesionales que apostaban también por atender partos de manera segura y fisiológica y sin enfoque de riesgo.

HM Nuevo Belén acaba de publicar los resultados de la actividad en su Unidad de Parto, en 2019.*

Ni en nuestros mejores sueños habíamos imaginado unos resultados en salud tan favorables. Ante estos resultados, queremos destacar los siguientes indicadores:

Cesáreas: 5%

Con una tasa nacional de cesáreas de un 25% en total, alcanzar un 5% es absolutamente insólito. Y más teniendo en cuenta que la Unidad se encuentra dentro del sistema privado, donde el 37% de todos los partos se realizan por cesárea, bastante más alto que el 22% del sistema público.

Lo importante es que la tasa de cesáreas no se reduce a costa de un aumento de los partos instrumentados, como ocurre en muchos otros hospitales. Con un 10% de partos instrumentales, la Unidad sigue además bastante por debajo de la media nacional, que se publicó en el último informe de Euro-Peristat con un triste 15,1%, colocándose así a la cabeza de Europa.

 

Parto vaginal después de cesárea: 88%

Este dato es importante, porque va del lado de la evidencia y nos sirve para incidir en el parto como proceso de salud. Ya está obsoleto el concepto de que tras una cesárea solo cabe otro nacimiento por cirugía mayor y en esta Unidad lo están demostrando con datos reales, que al final son historias reales de mujeres y bebés con nombre y apellido.

Episiotomías: 4%

Llama mucho la atención la tasa de episiotomías. Un 4% difiere mucho de la práctica habitual en España, donde esta intervención sigue instalada como una práctica rutinaria, y demasiadas mujeres sufren las consecuencias de una episiotomía no indicada. En el sector privado, la tasa de episiotomías se encuentra por encima del 90% en demasiados hospitales. La relación entre episiotomía e inmovilidad durante el expulsivo es directa. Por eso, un 4% de episiotomías es solo comprensible en un entorno en el que se favorece la libertad de movimiento durante todos los momentos del parto.

 

Perfil de las mujeres

Asombra comprobar que los buenos resultados no dependen de la edad de las mujeres o de si son o no su primer parto, ya que la edad media de las mujeres que usaron la Unidad en 2019 es de 35,8 años, es decir, los datos no responden a que los partos son de veinteñeras sanas, sino mujeres con un perfil similar al resto de hospitales. Y más de la mitad eran primerizas, tradicionalmente considerado con más riesgo que partos sucesivos. Es decir, se pueden conseguir buenos resultados obstétricos con mujeres mayores y primíparas.

 

Nacimientos en el agua: 26%

Gracias a que cada una de las tres salas de parto cuenta con una bañera de dilatación y parto, que funciona como un analgésico natural y una alternativa a la epidural durante la fase de dilatación, la necesidad de la mujer de requerir epidural se reduce considerablemente. En el área de parto normal de Nuevo Belén, el 37% de las mujeres de parto han pedido la epidural, lo que contrasta con otros entornos hospitalarios sin oferta alternativa de intimidad, espacios de movimiento, ducha o bañera de parto, donde esta tasa se puede disparar a más del 90%.

Unas instalaciones adecuadas con bañera de parto, con personal formado para saber usarla y que anima a las mujeres a utiizarla, baja sensiblemente la necesidad de epidural. Pero es cierto que una bañera es insuficiente en muchos casos.

Tal vez el dato más desfavorable (o menos idílico, porque el resto lo son) entre los indicadores recogidos sea la alta tasa de inducciones, un 22%. A más inducciones, más alteración del ritmo normal del parto y más intervenciones posteriores, como se demuestra aquí con la tasa de cesáreas, con o sin inducción al parto previa. Citamos de la propia web del hospital la siguiente conclusión:

“El 22% de los partos hubo que inducirlos y es en este grupo en el que se concentra el mayor % de cesáreas (un 11%)”

Nuestra más sincera Enhorabuena a todos los profesionales sanitarios que realizan buenas prácticas en la atención al parto en esta Unidad. Enhorabuena también a la dirección del hospital, por publicar los datos y dar un ejemplo de transparencia.

Por nuestra parte seguiremos trabajando para ofrecer entornos que ayudan a conseguir resultados como estos, apostando por el parto saludable; o, como decía el viernes pasado David García-Asenjo en Julia en la Onda, “se trata de generar espacios en los que la mujer no adopte una actitud pasiva, sino que domine los tiempos y sea libre para moverse y favorecer el parto.”

Nuestra apuesta ha funcionado. El impacto de los entornos en los procesos de salud es, no solo real, sino muy positivo.

Parto más saludables y seguros, en entornos que generan bienestar.


* Nota: Estos resultados representan la atención al parto que se presta en la Unidad de Parto (planta baja), no en el circuito habitual del hospital (planta sótano).


Imagen, tomada desde la página web del hospital HM Nuevo Belén, el 10 de febrero de 2020. Fuente: https://www.hmnuevobelen.com/especialidades/recien-nacidos-y-partos/parto-natural-y-parto-en-el-agua-parto

Fotos por David Frutos