El espacio sí importa: La nueva Unidad de Parto en el Hospital HM Nuevo Belén de Madrid

COMPARTIR

La excelencia está en la cuidadosa combinación de los dos ingredientes principales: una atención al parto y nacimiento basada en la evidencia científica y unos espacios que apoyan y fomentan esta atención. Y ya están los resultados de los primeros 100 nacimientos en la nueva Unidad de Parto que lo demuestran. Unas cifras envidiables, sin duda. (ver más abajo)

En HM Nuevo Belén se ha hecho realidad, cuando el pasado verano se abrieron las puertas a la nueva Unidad de Parto.
Se trata de un proyecto pequeño en superficie, pero que representa un concepto en sí distinto y único en la capital española. Un ala de hospitalización reconvertido en una Unidad de Parto.

La Unidad se encuentra en una zona muy tranquila del hospital, sin interferencias con otras áreas, aportando la privacidad necesaria durante todo el proceso de parto y nacimientos.

El pasillo existente del hospital, que actúa como espacio central de este proyecto, se amplia para crear un área de llegada, proporcionando a la vez un espacio de descanso para acompañantes, con sencillo mobiliario. La unidad cuenta con 3 UTPRs (Unidades de Trabajo de Parto, Parto y Recuperación, o salas de dilatación, parto y posparto), y los espacios auxiliares necesarios como el área de reanimación neonatal, sala de trabajo y de descanso para los profesionales, etc.

Cada UTPR tiene varios ambientes diferenciados: una zona de entrada que funciona como filtro, el ambiente de cama junto a un espacio de movimiento, la zona de agua con la bañera de dilatación y parto y un baño privado, con ducha generosa. Las salas cuentan con luz natural y luz artificial regulable. Es un espacio especialmente diseñado para favorecer el proceso fisiológico del parto, con todo lo que puede necesitar la mujer, su acompañante y el profesional sanitario.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=»128″ img_size=»full» add_caption=»yes» alignment=»center»][vc_empty_space][vc_column_text]El hospital funciona como “back-up” en el fondo, con todo lo que podría hacer falta en un determinado momento: quirófano obstétrico, UCI de Neonatología, banco de sangre, etc.

——————-

Los resultados recogidos de los primeros 107 partos demuestran la baja morbilidad:

  • El 81% han sido partos con inicio espontáneo.
  • Las inducciones, un 19%, fueron en todos los casos, o por rotura prematura de membranas prolongada o por gestación de curso prolongado.
  • Los partos vaginales fueron el 89% de los casos y un 11% de cesáreas.
  • El administró oxitocina en el 25% de los partos.
  • El 78% de las mujeres con cesárea previa dio a luz por vía vaginal.
  • Todas las mujeres pudieron optar por el método analgésico que consideraron más eficaz: agua en bañera de parto, deambulación , uso de material de ayuda con pelota, liana etc.. Un 40% de las mujeres optaron por no utilizar analgesia epidural.
  • Los partos instrumentales fueron del 2%.
  • No se realizó ninguna episiotomía y los desgarros con sutura fueron como máximo del grado 2.
  • Solo 2 los recién nacidos necesitaron asistencia inmediata del pediatra, es decir que la cuna térmica se utilizó solo en 2 casos, todos los demás bebés podían estar piel con piel con sus madres tras el nacimiento.

Nota: La tasa nacional de cesáreas en España está ahora en un 26,22% (INE, 2012).  En la Sanidad Privada la cifra ronda un 35%, estando por encima del 50% en muchos centros. Según la OMS una tasa de cesáreas por encima del 10-15% ya no mejora los resultados en mortalidad materna o perinatal (Recomendaciones de la OMS sobre el Nacimiento, Declaración de Fortaleza 1985).

————–

Ver también la publicación del proyecto en las revistas Diseño Interior (nº 259 «Espacios de Trabajo») y Embarazo Sano (nº 190 «Los nuevos paritorios»).